Teléfono de contacto 968 215957

Mi foto

Restauración de obras de arte en general. Estudios, peritaciones y tasaciones.

martes, 29 de septiembre de 2015

RESTAURACIÓN DEL CRISTO DE LOS HOMBRES DE FRANCISCO LIZA

El pasado viernes se celebró, en la parroquia de San Fulgencio de Pozo Estrecho (Cartagena), la recepción tras su restauración del Cristo de los Hombres, obra de Francisco Liza realizada en 1957. La gran devoción a esta hermosa imagen se hizo patente en la ceremonia celebrada por D. Juan Prieto, párroco de San Fulgencio, con la asistencia de los miembros de la reciente cofradía de la que es titular la imagen.




Próxima a cumplir los sesenta años desde su ejecución, el Cristo de los Hombres sufría las patologías propias del tiempo, oxidación del barniz, suciedad, pequeñas grietas, afectación de un ataque de xilófagos en la cruz, golpes y pequeños desprendimientos, pero especialmente las erosiones y desgastes tremendos en los pies, producidos por la continua fricción de sus fieles devotos.







La imagen restaurada

 

domingo, 20 de septiembre de 2015

REHABILITACIÓN DEL CAMARÍN DE LA VIRGEN DE BELÉN DE JACARILLA (ALICANTE) (II)



 Cuando afrontamos la intervención sobre el camarín, nos encontramos con un espacio profundamente transformado. Los tonos sobre los muros poco o nada tenían que ver con los que lo decoraron en origen y sobre las dos únicas cabezas de ángeles conservadas, se había realizado un repintado completo (de la que no vamos a hacer una comparación fácil con el Ecce Homo de Borja). La memoria de los más ancianos del lugar hablaban de más ángeles y unas nubes que nada tenían que ver con lo que se nos mostraba. De este modo afrontamos un primer acercamiento a la obra, realizando catas para comprobar si aun permanecían, aunque ocultas, esas decoraciones; por desgracia el resultado fue infructuoso y únicamente pudimos recuperar, en bastante mal estado, lo que quedaba de original en las que permanecían y la gama cromática del origen, con la que hemos realizado la decoración.


Estado inicial de la zona superior y linterna.

 
Realización de las catas y estratigrafía.

Presencia del color original, un tono aguamarina intenso en la zona inferior, bajo varios estratos de color y enlucidos. En la zona superior y linterna apareció un intenso tono azul añil.


Sellado de numerosas grietas en grave peligro de desprendimientos. 

  
La linterna una vez restaurada.


Estado inicial del ángel del lado izquierdo

 Eliminación de los repintes y reintegración cromática.

 

Estado inicial del ángel de la derecha
Tras la eliminación de los repintes y su reintegración cromática. 

Una vez restaurados los dos angelitos y recuperado el esquema de color, que se ha ajustado por completo al último estrato encontrado, quedaba la realización de una decoración que completara el conjunto.

Por suerte, miembros de la Corte de Honor de la Virgen de Belén localizaron un grabado antiguo, que nos ha servido de inspiración para recomponer, con nueva ejecución, algo similar a las decoraciones de antaño; sin pretender en ningún momento realizar un repristino sobre la obra, pero procurando que por tonos y formas quedaran integrados con los escasos originales.  






 La intervención se ha completado con la nueva iluminación led, realizada por el equipo técnico de AUVYCOM, que favorece la visión del conjunto.

Textos y fotos: Loreto López.













REHABILITACIÓN DEL CAMARÍN DE LA VIRGEN DE BELÉN DE JACARILLA (ALICANTE) (I)

Ha sido un verdadero descubrimiento este pueblecito de la Vega Baja del Segura, Jacarilla, con un precioso conjunto palaciego, con jardines e iglesia, realmente dignos de ser visitados, aunque todavía el edificio del palacete no esté rehabilitado.
Os recomiendo la lectura de este estupendo artículo del historiador Jorge Belmonte, http://embolicart.blogspot.com.es/2013/06/el-palacio-de-los-marqueses-de-fontalba.html, donde podeis conocer detalles del lugar.



Imagen exterior del camarín rehabilitado.



miércoles, 16 de septiembre de 2015

Primera fase de la restauración de dos imágenes para la parroquia de San Bartolomé de Librilla

La parroquia de San Bartolomé se ha visto enriquecida con la donación de dos imágenes monumentales que, a pesar de su gran volumen y peso, hoy pueden contemplarse en el retablo del altar mayor; un Sagrado Corazón de Jesús y un Dulce Corazón de María, ambas de mismo autor, aunque desconocido, y época (finales del s.XIX o muy principios del XX).
Su estado de conservación era bastante deficiente, pero se ha realizado una primera intervención conservadora (limpieza superficial de policromías y dorados y barnizado protector y nutriente de las mismas, retocando las carnaciones del rostro de la Virgen, que se encontraban tremendamente deterioradas), con el fin de adecentarlas y preservarlas hasta poder acometer una restauración completa de ambas.





Las imágenes una vez colocadas en el retablo (foto facilitada por el párroco, D. Alejandro Cases)




martes, 8 de septiembre de 2015

ELEMENTOS DECORATIVOS, INTERIOR DEL EDIFICIO Nº 5 DE LA PLAZA DE BELLUGA EN MURCIA.



Este verano hemos trabajado en la recuperación de algunos elementos decorativos del local, recién inaugurado, El Pasaje de Belluga, en uno de los más bonitos y singulares edificios de la tradicional Plaza de Belluga, que durante años, muchos, ha permanecido oculto y en estado de abandono. 


La construcción es obra del arquitecto Joaquín Dicenta Vilaplana (Castellón de la Plana, 1888- Murcia 1960). C. 1920. Formado entre Barcelona y Madrid, donde obtiene el título en 1914 con el número uno de su promoción. Regresa a su ciudad natal, donde colabora con el arquitecto Demetrio Ribes Marco en el concurso estatal de 1909 para la construcción del edificio de Edificio de Correos y Telégrafos de Castellón, del que fueron ganadores en 1916. En 1918 obtiene el título de arquitecto del Catastro de Hacienda en Murcia, a donde se traslada a vivir y desarrolla toda su carrera profesional.
De este modo, tenemos al frente de este proyecto arquitectónico a un joven Joaquín Dicenta, apenas unos años después de afincado en Murcia, influido por las corrientes modernistas que tantos y tan buenos ejemplos nos han dejado en el Mediterráneo español. Ya vemos en la fachada del edificio la inclusión de un animal fantástico, como es el dragón, que es muy utilizado tanto en la decoración catalana, como en la valenciana, y puede que inspirado en la obra de José Manuel Cortina Pérez (Valencia, 1868-1950), máximo representante de la tendencia premodernista, conocida como “medievalismo fantástico”, basada en la unión de elementos góticos, orientales y aquellos propios de la novela romántica medieval, de ahí la utilización en muchas de sus obras de motivos heráldicos y animales fantásticos, con un magnífico ejemplo en la Casa de los Dragones (1901) de la calle Jorge Juan y Sorni de Valencia.
Desconocemos la producción completa de este arquitecto, del que si destacamos otro diseño que, tanto por su singularidad, como por su carácter monumental, merece ser tenido en consideración, el retablo del Stsmo. Cristo del Refugio, de la iglesia de San Lorenzo de Murcia, realizado en su exterior igualmente en yeserías policromadas, aunque en un estilo completamente distinto al de la obra aquí estudiada, pues fue realizado unos veinte años después. 

Es una obra de estilo ecléctico, con tintes modernistas, donde abunda la utilización de elementos decorativos en yesos o escayolas, tanto en exteriores como en el interior, una de las singularidades de la arquitectura entre los últimos años del s.XIX y los primeros del XX, algunos de ellos de diseño original y exclusivo, absolutamente artesanales, mientras que otros eran realizados en serie y se ven repetidos en más de un edificio histórico, como es el caso del Real Casino de Murcia, con su gran repertorio de escayolas artísticas, llegando algunos de los modelos hasta nuestros días.

Nuestro trabajo se ha centrado en la restauración de algunos elementos conservados en el interior del local de la planta baja. 
 




 Los capiteles, que constituyen la mayor singularidad decorativa de este espacio, tienen una forma aparentemente palmeada, muy típica del art nouveau, que nos recuerdan los elementos vegetales orientales y algunas decoraciones medievales, pero si lo observamos detenidamente comprobamos que se trata en realidad del desarrollo de un sencillo y clásico capitel jónico modernizado. 





 Por otra parte, la utilización de esos vibrantes tonos en la policromía de los capiteles, parecen también producto del conocimiento que desde el s.XVIII se tenía del uso de un vivo colorido en los edificios clásicos, algo que hoy nos llamaría poderosamente la atención, acostumbrados como estamos a la sobriedad de la piedra natural. Quizás, por ese mismo conocimiento por parte del arquitecto Dicenta, el empleo de esos tonos básicos y potentes, como los empleados en la antigüedad, azul ultramar, verde básico, ocre anaranjado y blanco, junto con los puntuales dorados.


Es de destacar la integración de estos elementos en la nueva decoración del local, proyecto acertadisimo del interiorista Javier Garrigós, al que desde estas páginas agradecemos el que haya confiado en nosotros para este trabajo, cuyo resultado os invito a visitar.




 
 Texto y fotografías: Loreto López.